Buenos Aires de Puerto a Puerto

Hoy les contaré sobre un hermoso paseo que he realizado en lancha, desde Puerto Madero al Puerto de Olivos.

Se trata de una experiencia de AIRBNB a la que fui invitada por Miriam Brusa: ella es Timonel, Arquitecta y estudió turismo entre otras actividades, le encanta estar al aire libre y realmente se nota que disfruta mucho del contacto con el agua -y lo que esto provoca en nuestros cuerpos y almas-.

Nos encontramos cuando la tarde empezaba a finalizar pero el sol seguía brillando, en la terminal de Combis de Puerto Madero, Allí nos explicó como gracias a las nuevas obras de infraestructura, el tránsito se encontraba mejor organizado y dejaba disfrutar mucho más del barrio de Puerto Madero.

Éste es el barrio más nuevo de Buenos Aires, está compuesto por una zona gastronómica de un lado de los 4 diques que lo componen y de modernos -y vidriados- edificios, museos y hoteles del otro. 

Si bien es pequeño, su belleza es singular y variados los detalles que lo caracterizan, uno de ellos es el puente de la mujer -como nos comentó Miriam- es la única construcción del Arquitecto Santiago Calatrava en Latinoámerica, y representa a una pareja que baila tango, donde el mástil blanco simboliza al hombre y la silueta curva del puente a la mujer.

Fuimos recorriendolo mientras descubríamos sus secretos, su historia, las esculturas que lo caracterizan y vimos cómo las fachadas de los altísimos edificios reflejaban la luz brillante del sol. También como el contraste entre toda esta nueva arquitectura y los viejos silos y grúas acentuaban la identidad de sus rincones.

Un detalle: desde el Yatch Club, una pequeña embarcación cruza a la gente que trabaja todos los dias del otro lado del dique, haciéndolos ganar algo de tiempo al no tener que dar toda la vuelta por la via pedestre.

Luego nos dirigimos al puerto a tomar la lancha que nos conduciría a la Marina de Olivos. 

Subimos y nos acomodamos, esperando la salida. A penas unos metros y la vista comienza a ser imponente, -es que la ciudad tiene otro encanto cuando se la ve “desde el otro lado” !-

Hace 40 años que vivo en Buenos Aires y nunca había experimentado tan placentero viaje, el viento en el cabello, el sol bajando suavemente, y el aire que se respira, nos hace valorar esos momentos de desconexión con el caos de la gran ciudad.

Durante el recorrido Miriam nos sigue contando curiosidades tanto náuticas como históricas, seguimos mirando atónitos el perfil oculto de la misma ciudad que transitamos casi a diario, pero ahora con una vista exclusiva desde el agua.

El día que nos tocó es maravilloso, apenas fresco, optima visibilidad, vemos otras barcos alrededor -e incluso un crucero estacionado- y vamos disfrutando la calma y tranquilidad que provoca estar en el rio.

Claro! estamos en el Rio de la Plata, el más ancho del mundo, muy cerca del limite natural con Uruguay.

Miriam nos cuenta lo difícil que es navegarlo ya que en el fondo hay muchas embarcaciones hundidas, ocultas a la vista por el color amarronado del agua, hay una señalizacion especial para guiarse y apartarse podría ser peligroso o hasta catastrófico.

Desde aquí todo se ve diferente, la silueta de edificios que se descubre es totalmente nueva, pasamos por construcciones emblemáticas como el Muelle de Pescadores de Buenos Aires, el Aeroparque con su recién emplazado Monumento a Cristóbal Colón, mi querida Ciudad Universitaria -donde pasé 6 años estudiando y mirando hacia el mismo río en el que ahora voy navegando- Miriam nos señala cada edificio para ayudarnos a identificarlo.

El paseo en lancha dura aproximadamente media hora hasta que llegamos a la Marina o Puerto de Olivos, otro aire se respira, la vista ha cambiado…

Una al lado de la otra vemos las embarcaciones iluminadas por los últimos rayos del sol. Bajamos y nos dirigimos al muelle aledaño.

Observamos alrededor: gente pescando, gente disfrutando del aire libre, gente paseando y mirando para el agua, todo se percibe diferente rodeados de esta atmósfera de naturaleza y paz!

Respiramos una vez más y dejando el muelle nos dirigimos al barrio de Olivos, uno de los más distinguidos de la zona norte de gran Bueno Aires.

En el camino a la Avenida del Libertador – la arteria que comunica estos barrios con la parte norte de capital federal-  Hacemos una parada en la heladera Lucciano’s…

No se me ocurre una mejor manera de terminar el paseo, que saboreando un helado artesanal!

Como no puede ser de otra forma, busco el gusto más raro o extravagante y lo pido: esta vez me tocó uno llamado VASUBEDA en honor a un trago con el mismo nombre, está elaborado con limón, naranja y albahaca! por supuesto que lo elijo junto a un sabor hecho en base al conocido alfajor HAVANNA de argentina… otro manjar! 

La combinación es ideal.

Nos disponemos a descansar un poco y charlar sobre la experiencia, junto a Miriam y mis otras dos compañeras de viaje, Silvana y Marta.

Luego de terminar nuestros helados y contarnos nuestras impresiones de la experiencia, Miriam nos acompaña a la estación de trenes de Olivos, donde esperamos el tren que nos llevará de nuevo a la ciudad, el ruido y caos que ya conocemos.

Qué suerte que por casi 3 horas pudimos disfrutar de la naturaleza, relajarnos un poco al aire libre y en buena compañía!

Esto me recuerda lo importante que es ser turista también en mi propia ciudad.

Siempre hay algo más por descubrir, por compartir… 

Un paseo que se transforma en una experiencia, y ya saben…

UN VIAJE, UNA EXPERIENCIA, UN MUND®

saludos 

@danidemund

danidemund

Sobre

Daniela (Arg) Diseñadora gráfica de profesión, viajera de corazón, cada vez que puedo, planifico un viajecito y hago las valijas -es que aquí en argentina no decimos maleta!-. La curiosidad y el gusto por descubrir “lo nuevo” me guian en cada viaje, donde siempre termino encontrando rincones ocultos, sabores inesperados y lo más importante: el cariño de la gente, que luego se transforma en amistades entrañables - y claro! un buen motivo para regresar de visita. Estaré encantada de compartir con ustedes mis experiencias y consejos, para que esos viajes tan llenos de ilusiones y expectativas esten destinados a dejar bellas huellas.

Quizás también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Translate »