Viaje espiritual a la Montaña de Montserrat

Llevaba tiempo queriendo ir de excursión a la montaña de Montserrat.

Y visitarla de verdad, pues tuve la suerte de ir a una boda en el 2.011…y la verdad fue que con tacones, vestido, y demás vericuetos de este tipo de celebraciones.. sólo pude fotografíar el MonasterioLa Moreneta, y emocionarme con los novios… Pero no pude disfrutar de esta montaña, como se merece.

Mi segundo encuentro con Montserrat, ha vuelto a ser especial. No ha sido una excursión cualquiera.

Hace tiempo que sigo a Ferran Cardona, y sus Viajes Iniciáticos. Me lo presentó mi amiga Yonka, que organiza Viajes a Bulgaria, en un evento en Barcelona.

Igual que ella, es una persona especial. Hacer un viaje con ellos es garantía de éxito. Y no es peloteo publicitario. Es la pura verdad.

 

Ferran dando sus explicaciones sobre la ruta y datos prácticos de Montserrat

Ferran es un ingeniero, que dejó su trabajo y sus proyectos, para dedicarse a ayudar a los demás a encontrar la felicidad. Te va a proporcionar las herramientas para superar aquellos pequeños o grandes problemas, a los que nosotros mismos, damos excesiva importancia, y nos reconcomen, afectando a nuestro buen humor y las relaciones con los demás.  Y tiene razón, porque sólo hay que lograr enfrentarse a ellos y soltarlos para siempre !!

Continuando con mi relato, a principios de noviembre, me llega uno de sus mails.

“11-11-11.- Salida Especial a Montserrat: Desprendete de lo que llevas en la mochila”, decía.

Llevaba una temporada de muchos altibajos emocionales y estrés laboral. Y teníamos libre ese domingo….me iba que ni pintado…pues era justo lo que necesitaba!!

Lo que no sabía y después me enteré, es que ese día las energías eran la releche: según decían era un día especial de verdad: el 11 del 11 de 2.018 (si sumabas los números también dan 11)….un frikismo de casualidades de esas que no existen.

Montserrat, la montaña Sagrada

Al parecer Montserrat esta llena de puntos de recarga energética, que son ideales para hacer Yoga y meditación.

Una nueva coincidencia, desde hace un año y medio, sólo puedo hablar de los beneficios que me reporta el pararme a relajarme y encontrarme con mi respiración. Me apunté sin dudarlo, y eso que al final Jordi no pudo acompañarme. No podía perder nada.

Ferran se encargó de organizarnos a todos con un grupo de Whatsap, y los que estabamos cerca, contactamos entre nosotros, para ir juntos al punto de encuentro.

A las 7,00 me pasó a recoger Ana, que vive en un pueblo a 10 minutos de nosotros. Tercera casualidad.

Ninguna de las dos habíamos estado en Montserrat como Dios manda, pensábamos que era un lugar sólo para turistas…y nada más lejos de la realidad. Expectantes y un poco perdidas, tirando de google maps, allí que aparecimos con nuestras mochilas llenas de ilusión, para pasar un día diferente.

Poco a poco, nos fuimos presentando con el grupo. Muchos ya se conocían entre ellos.

Habían ido a más viajes con Ferran. Todos hablaban maravillas.  Al final estáríamos unas 20 personas. Todos muy ilusionados y con expectación. Se desprendía muy buen rollo.

La experiencia es recomendadísima, porque es una mezcla del “Coaching Emocional“, que ahora está tan de moda, con la meditación y la historía de la montaña Montserrat, en sus distintas etapas.

Es imposible que no te aporte, con independiencia del tipo de viajero o persona que seas.

Aunque al final, si sumas todos los trayectos, son casi 5 horas caminando, cada poco, íbamos parando: que si a comer, que si a meditar, y mezclado con varios talleres muy útiles de autoconocimiento y superación personal.

Parada para comer con estas vistas

Se trataba de analizar cuales eran las “piedras”, con las que inconscientemente cargamos y que nos bloquean, nos preocupan y agotan nuestra energía. QuÉ podíamos hacer para superarlas, y desprendernos de ellas.

No quiero hacer spoiler del taller, porque tiene ejercicios visuales que sirven para tu día a día, y son aplicables a todo tipo de personas y problemas.

El día no quedo exento de anécdotas: con dos pares de botas rotas y el ingenio para seguir el trekking con remedios caseros, fenómenos paranormales tipo-ovnis, y el propio Ferran que parece que recogió todas las piedras que dejamos los demás en Montserrat, ya que al día siguiente estaba ingresado con piedras en el riñón…pobre!!!

Nos juntamos un grupo estupendo, y descrubrimos de manera especial, los misterios de la Montaña de Montserrat.

Personalmente, terminé el día muy fortalecida, recargada de paz y fuerza interna. Para mí, fue clave para volver mucho más tranquila, descansar esa noche y poder afrontar con éxito una reunión de trabajo muy importante que tenía al día siguiente.

Cuando la naturaleza se convierte en una obra de arte

Así que esta entrada de hoy, lejos de datos prácticos, guía de visitas, y con horarios del Monasterio de Montserrat, que podéis encontrar en la Oficina de turismo, quería daros a conocer este típo de viajes especiales, y experiencias al alcance de todos.

Merece la pena de vez en cuando, levantar el pie del acelerador y pararnos a pensar en el presente, y disfrutar del momento.

En el entorno y con las vistas de las montañas de formas imposibles, que custodian el Monasterio de Montserrat es muy fácil conseguir relajarse, y detenerse en el presente, respirar profundo, hasta llenar de inspiración el alma, y de paz interior.

 

A lo mejor fue cosa del 11 del 11 del 11. Pero yo me sentí así.

Otros viajes que hace Ferran, que también mezclan la cultura, con la meditación; y los ejercicios personales de superación, con las experiencias viajeras, para aquellos que esten interesados en estas propuestas son los siguientes:

Bulgaria, mística sentido de la vida

Ruta de los Cataros y descrubre más de tí

Egipto,la iniciación y equilibrio Isis y Osiris

Jerusalén Iniciático y Taller Ego y Amor

Al final del taller, cada uno dio su opinión de que le había parecido la excursión….todo eran sentimientos de agradecimimento, paz, calma, consciencia y buen rollo.

Atardecer bajando la Montaña de Montserrat

Gracias Ferran por haberme permitido vivir un viaje, que no sólo consiste en sacar la foto y hacer la cola para ver el monumento.

Un viaje, puede significar también algo muy importante para uno mismo, si nos damos la oportunidad de parar, respirar y escuchar a nuestra paz interior.

XoXo

Pilar On Board.

 

 

 

 

Quizás también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 7 =

Translate »