Hacer snorkel o nadar con tortugas en Riviera Maya: mi experiencia en Akumal

Una de las actividades que puedes disfrutar en Riviera Maya, es nadar con tortugas marinas.

En este post, os voy a contar nuestra experiencia en Akumal, uno de los lugares donde se puede disfrutar de este privilegio. Además de hacer una serie de reflexiones sobre todas estas actividades con animales.

Como todo lo que es un reclamo turístico, la playa de Akumal está rodeada de “vivos-caza-incautos”, que tratan de venderte lo que sea. Nos habían advertido ya de ello. Y es frecuente en toda la de Riviera Maya.

Llegamos a Akumal, una mañana más tarde de lo deseado, se recomienda estar allí lo antes posible, y el primer asunto era aparcar el coche.

¿Donde aparcar en Akumal?

Nada más llegar van saliendo “aparca-coches” que te indican con señales para que entres tu coche en su parking. Obvianmente todos son de pago.

En enero de 2.019, esta era la proporción de precios, según llegas desde la carretera y la distancia a la entrada a la playa.

1º Parking a unos 200 metros : 50 pesos todo el día.

2º Parking  a unos 100 metros :100 pesos todo el día.

3º Parking  a 50 metros de la entrada : 20 pesos la hora.

Este es el último parking en la Playa de Akumal, y el más caro

 

Tras el timo de otros parkings en México, donde el más caro era el primero, y por ignorancia o pereza viajera no avanzabamos más, y después de aparcar y pagar (esto nos pasó en las ruinas de Tulum) nos dábamos cuenta de que el cercano a la entrada era el más barato…esta vez llegamos hasta el final, y regresamos a este primero (más alejado de la entrada) que es el mejor para aparcar.

Nuestro consejo es que siempre compareis, y cerreis el precio del parking en cualquier atracción donde vayáis (cenotes, playas, ruinas, etc)

Entrada a la Playa de las Tortugas

Antes se accedía gratis pero desde 2.019, la Cooperativa Local cobra entradas para entrar….100 pesos.

Justifican el cobro de la entrada, por las aberraciones y masificaciones de esta playa, y las penosas consecuencias para las tortugas. Os lo voy a ir explicando.

La entrada cuesta 100 pesos, si entras por la entrada principal.

TIP/Truco para ahorrar: se puede acceder por la entrada no principal, sino justo a la derecha, en lo que parece la entrada a un hotel con tiendas…..y si os preguntan, decid que vais a los Restaurantes. No sigáis a los guias que os avasallen para entrar con ellos.

Así conseguis entrar gratis.

Nosotros comimos en el primer restaurante con estas vistas, tomamos un cevichito rico, por precio asequible, unos 6-8 euros por persona.

Vistas desde el restaurante con cervecita Indio

Recien terminamos, nos disponemos a preguntar sobre los tours.

Hay un centro de Buceo,  en el que el precio de los tours de snorkel son de 50 dolares por persona. Este se puede reservar por anticipado por internet.

En la Cooperativa Local, ofertan tours por 450 pesos, es decir 22 euros por persona. Hay muchos en la playa.

Es posible que regateando lo podáis conseguir más barato, este fue el precio que nosotros pagamos.

Blanco y en botella, tomariamos en tour con el guía local, te garantizan que verás tortugas. Lo que no se que pasa si no las ves, no se si te devolveran el dinero.

 

Nueva regulacion en la Bahia de Akumal

 

La nueva regulación desde 2.019, es restrictiva para el acceso a la bahia de Akumal, y sobre todo a la zona especial protegida donde comen las tortugas.

Un centro de recuperacion y rescate de tortugas de la comunidad local, ha dado a conocer las consecuencias que se producen: tortugas estresadas, y con tumores enormes, debido a las cremas solares, y el constante acoso y derribo al que eran sometidas por los turistas

Es necesario llegat a esto?
Foto:www.afectoanimal.com

Este abuso, ha obligado a restringir la entrada a 120 personas por 12 cooperativas que existen, hace un total máximo de 1440 personas diarias. Por turnos de 45 minutos a una hora.

Además ya no te puedes acercar a ellas, no se puede traspasar de ninguna manera, el lugar principal donde suelen estar, que está cercado con una cuerda. El lugar donde más probabilidades hay de ver tortufas porque en el fondo marino, hay mucha alga y alimentos favoritos de las tortuguis.

Plano y reglas de nado en la Bahía de Akumal

 

Gracias a Dios, y lo siento por los instagramers, se acabó hacerse el selfie con la tortuga.

Otra característica es que actualmente está prohibida la entrada libre y nado libre cerca de esta zona principal de concentración de tortugas.

Tienes que ir con uno de los guías del parque con máximo para 8 personas, que es el que dará las instrucciones y velará por el correcto comportamiento de todos los visitantes.

Sigue habiendo otros puntos donde puedes nadar libremente, por su puesto la playa sigue siendo un lugar público, y también hay posibilidad de ver tortugas por tu cuenta. Pero con estas excursiones, te aseguran que las verás y además ayudas a las cooperativas locales, que velan por la conservación de estos espacios protegidos y sus animales.

Allí que fuimos nosotros con el guía que nos asignaron y 4 personas más.

Nos esperábamos llegar y al meter la cabeza en el agua con el tubo de snorkel, empezar a ver muchas tortugas, como nos pasó con los peces de colores de Tailandia o Bahamas.

Pero esta que os cuento fue nuestra experiencia real. No la leas si no quieres que sea un spoiler, pero nosotros tenemos la misión de mostraros y compartir nuestras vivencias para que puedan ser aprovechadas por todo aquel a quien le puedan servir.

Experiencia de hacer snorkel con Tortugas en Akumal :

Continuando con el relato, tras unos 15 minuticos a nado…cuando dejamos atrás la playa, y ya cubre lo suficiente, nos dice el guía que podemos empezar a hacer snorkel.

Meto la cabeza, y el agua esta turbia, sin nada especialmente interesante, sólo unos matojos de algas.

Miro a la izquierda, a la derecha…..y no se ve ni una Tortuga.  Decepción

Seguimos avanzando haciendo snorkel, todos en grupo, y ni rastro de las tortugas ninjas.

Así un buen rato, sin comerlo ni beberlo somos los últimos del grupo de 6 que íbamos; de pronto, el guía hace una señal, la que significaba que había tortuga a la vista…y allí que vamos nadando raudos, ilusionados a verla.

Jordi la ve, (bien!) y me insiste, yo por más que miro baja el agua, no veo nada, más que una manchita lejana y el agua del fondo removida y sucia…debajo del agua me la señalaban todos, una y otra vez….pero nada!

Me recordó a la Selva Amazónica cuando todos veían el tucán y yo al final para que me dejaran en paz tuve que mentir diciendo que sí que lo veía para que me dejaran en paz.

Desde mi subconsciente, le echaba la culpa a una señora mejicana que no sabía nadar y el guía la arrastraba con una cuerda y un flotador, y la señora, que se debió de pensar que estaba en una clase de spining, le daba a los pies modo ventilador chapoteando plof plof plof modo olimpiadas, y haciendo más ruido que un elefante en la cacharrería. No contenta con eso de vez en cuando le decía algo a su hijo. A grito pelado.

Las tortugas nos oían a la legua, cuando precisamente nos habian indicado que no hiciéramos ruido, y nos comunicaramos por señales.

Así eran las tortugas de Akumal

Por fin en un segundo intento, esta vez vemos dos tortugas, y sí, aunque se ve de lejos y bajo el agua al guardar siempre una distancia más que prudente para no estresar a los animales, no es totalmente nítida pero se puede adivinar el nado de las tortugas. Lo más emocionante fue cuando asomaron su cabecita a la superficie, y pudimos verlas junto a nosotros a unos 20 metros.

Después vimos otras dos tortugas, también de lejos. Y esas sí las pude ver bien, y miré a Jordi que estaba de lo más atractivo con las gafas y tubo de snorkel y nos sonreimos. Salían timidamente del agua, eran como esas pequeñitas que venden en las tiendas para niños, pero en gigante. Eran hermosas.

Tenías que estar muy atento, porque subian y bajaban según tenían en gana, y con la marea removida era dificil el mantener el nado sin hacer demasiado ruido. El guía nos dijo que a veces ellas por curiosidad se acercan.

Con esa señora armando escándalo, no se acercaron demasiado. No las culpó, yo también hubiera huído en su lugar.

Volví feliz. Y comprendí que esa manera de verlas y nadar cerca de ellas, pero lo suficientemente alejados, era vital para que esas 6 tortugas que nos encontramos, ese día en la Bahía de Akumal, no tuvieran ninguna secuela o trauma tras nuestra inmersión en el agua. Y eso merecía la pena.

 

Reflexiones de viajeros que quieren ser responsables

Mi valoración de la experiencia, aunque en un principio me fustró bastante, no poder ver inmediatamente muchas tortugas y nadar con ellas, por imágenes que he visto en webs, y fotos…..al explicarnos in situ, que esa situación y sus abusos, estaban dañando las tortugas marinas de Akumal y que peligraba su existencia, aplaudimos la toma de conciencia y restricciones locales.

En mayo empieza la temporada de anidación de tirtugas

En las Cooperativas de la localidad que son las encargadas de preservar la playa y su fondo marino, hay una pequeña enfermería con las tortugas rescatadas. Nos cuentan que la gente las cogía, se hacían fotos con ellas, y eso las estresaba hasta tal punto, que les ocasionaba tumores de tamaños enormes.

Por no hablar del efecto de las cremas solares, que tienen muchisimo producto *+, hoy no te permiten entrar si no es con bloqueador solar (así es como los mejicanos llaman a los protectores solares)

En una reflexion, y viendo lo tranquilas que a lo lejos, se asomaban las tortugos y marchaban o dejaban ver cuando querían. No pudimos verlas a menos de 50 metros y siempre vigilados por un guía que no permite que nadie se acerque a ellas,y controlando el comportamiemto “inhumano” del ser humano…así que aplaudimos la medida.

Aunque ello suponga sacrificar la foto o la experiencia de tocar y darse un abrazo con la tortuga, algo dantesco que no tenía ningún sentido.

Hay quejas, que si ahora hay que pagar por verlas, que no te puedes acercar, ni jugar con ellos…

Y aquí es donde hay que hacer un llamamiento de emergencia. Hay que empezar a ser conscientes que nuestro paso por la naturaleza tiene que ser el más inocuo posible, si queremos mantenerla viva.

Si queremos que siga siendo posible que generaciones venideras, sigan pudiendo contemplar la maravilla que supone que las tortugas marinas, sigan alimentandose, ovando y viviendo en las costas de Riviera Maya y lo mismo con otras animales en el mundo. Esta foto de a continuación puede herir la sensibilidad, pero es lo que hay.

De todos los sacrificios que hay que hacer en esta vida, este es uno por el que merecen la pena los recortes.

Basta ya.

En Líbano, fue noticia el suceso de que un grupo de turistas, sacó una tortuga gigante del agua, para hacerse fotos, subir a niños encima e incluso golpearla….y casi la matan, es necesario ?

Viajar, te regala la oportunidad de conocer personas, lugares y animales que nunca hubiera imaginado ver en libertad en su habitat natural…y con la responsabilidad que supone escribir y poder servir de ejemplo en nuestros viajes y rutas, me ha abierto los ojos y me hace ser consciente de muchos problemas que antes ni me había planteando.

Es imprescindible publicar cualquier abuso y luchar contra cualquier práctica contraria al bienestar y preservacion del entorno que tenemos. Y sobre todo de los animales y especies que no se pueden defender ante la barbarie del turismo.

El mundo es un lugar maravillososo, y es contradictorio, que  el animal más destructivo,y al mismo tiempo, constructivo, el ser humano, se empeñe en hacerlo desaparecer.

Esta es una cuestión de educación desde el origen, y una materia que en las escuelas tendría que implantarse y concienciar desde ya.

¿Y tú vas a cuidar de que las tortugas sigan felices y libres cuando las visites en Akumal?

 

XoXo

Pilar On Board.

Quizás también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + dos =

Translate »