Los 5 pueblos más bonitos en una ruta por Gales.

Gales, es un destino, al que nosotros llegamos por casualidad, como tantos otros.

Con los años tengo la sensación que los destinos nos eligen a nosotros para sorprendernos. Y lugares con los que en principio no contaba en mi lista, conquistan mi corazón para siempre.

La ruta que hizimos nosotros, en 9 días consistió en bordear la costa galesa desde Cardiff hasta Liverpool.

En este artículo, voy a sintetizar los pueblines que NO TE PUEDES PERDER, en una ruta en coche por la Costa de Gales, y que hay que decir que encontramos muy poca información en su momento.

He seleccionado estos cinco, porque me parecieron pueblos llenos de colorido, paisajes o cultura, y son los que yo apuntaría en tu hoja de imprescindibles o razones para volver. Sólo por visitar uno de estos lugares, merece la pena el viaje.

Tenby

Es hablar de Tenby y esbozo una sonrisita, porque para mí, es uno de los pueblos más bonitos de Gales, y probablemente que haya conocido hasta ahora.

Paisaje de Tenby atardeciendo

Pueblo pesquero, ubicado en la costa de Pembrokeshite, se caracteriza por sus casitas de colores pastel, colocadas como un lienzo, y con un ambiente muy agradable en playas, y restaurantes en un centro histórico muy galés.

Solo por encontrar lugares como este merece la pena visitar Gales

Sin duda la playa más pintoresca para hacer fotos es la Playa del Castillo. Pues como es obvio estando en Gales, los castillos no pueden faltar ni aun en la Playa.  Allí si la marea está baja, puedes acceder a Isla de Santa Catalina, y su fortín.

Playa del Castillo de Tenby

Tenby además cuenta con murallas medievales, playas hasta de 4 km de arena fina, (North Beach) y es el inicio de rutas de senderismo para los amantes de la naturaleza y paisajes de acantilados, en lo que se conoce como el Wales Coast Pach, que bordea toda la costa de Gales (una especie de camino de ronda). Es realmente espectacular.

Merece la pena darte el homenaje de elegir un Bed&Breakfast, que tenga vistas, y comer o cenar pescado fresco, en algún restaurante  local del puerto.

Por la noche, puedes encontrar música en vivo, y tomar una pinta en alguno de los pubs de esos que imaginas en la zona antigua.

Marloes

Marloes no es un pueblo especialmente bonito, pero sí agradable por ser la estampa típica de la costa galesa.

Lo único que encuentras son casitas unifamiliares a los british, la mayoría B&B, uno o dos restaurantes locales, y una Iglesia y una Torre de reloj.

Caminando por Marloes

Y te preguntarás  ¿porqué lo incluyo en la lista y porqué debes parar allí?.

Muy fácil, aunque es un post de pueblos, desde Marloes te dirijo a dos sitios maravillosos, que marcaran tu viaje y que tienes que incluir SÍ o SÍ:

Marloe Sands, la playa de Marloes, desde donde se pueden observar curiosas formaciones de acantilados verdes inmensos y vistas a la isla de Skomer Island.

Foto: Wikipedia : Puffin o Frailecillo… no es adorable?

Y Skomer Island,que fue nuestra razón para hacer noche allí, y salir la mañana siguiente desde el puerto de Martins Heaven, hacia la Isla de Skomer, y avistar una de las especies de aves más adorables y entrañables: el puffin.

La temporada alta es entre mayo y junio, donde miles de puffins, se dejan ver y fotografiar en esta isla virgen del Atlántico. Según la época también se pueden ver focas blancas.

Si hay mala mar, o temporal, se cancelan las salidas de los barcos, y no se puede ir.

Saint Davis

Muy cerquita de Marloe, encuentras esta ciudad, más bien pueblo, que para mí, es un Must (imprescindible), por su riqueza cultural e histórica.

La razón son dos monumentos de los más importantes de todo Gales: la Catedral de Saint David, donde yacen los restos del patrón de Gales, San David, y el Palacio del Obispo.

Catedral de Saint David

Es un conjunto medieval increible, y aunque muy turístico, su belleza única, data del Siglo XVI, y parece que estés recorriendo una peli medieval

Conjunto medieval, Palacio del Obismo

Cuenta con bastantes cafeterías y restaurantes cool, y un ambiente estupendo en verano, con conciertos y festivales de arte.

Otro de sus atractivos será visitar la llamada Whitesands Bay, la gran playa de arena blanca, donde puedes pasar un día viendo surfistas en una hamaca, siendo de las pocas que cuenta con café-bar (equivalente a nuestro chiringuito español) y aparcamiento. Ideal para familias.

Y algo muy TOP, que si te gusta la naturaleza, tienes que hacer sí o sí, es llegar en lancha o barco hasta la Isla de Ramsey, donde se encuentra una de las mayores colonias de focas grises del mundo.

En lancha en busca de las focas

Nosotros sacamos la entrada allí directamente, en un stand en la oficina de turismo. La salida del barco, de nuevo, dependerá siempre del tiempo, que es algo muy impredecible en Gales, por eso mejor que no la compres con demasiada antelación.

Hicimos la excursión, en agosto, no siendo la época de nacimiento de focas (que es en octubre), y dicen que es brutal: cientos y cientos de focas bebe en la isla.

Sin embargo, vimos bastantes focas en grupo, y lo disfrutamos muchísimo, a pesar de que a la vuelta empezó a llover (algo muy raro en Gales…) y llegamos empapados como unas sopas, pero con una sonrisa de esas imborrables que te consiguen sacar los viajes.

Abaraeron

En la linea de Tenby, otro pueblo que me enamoró, fue Abaraeron.

Casas de colores pastel, otra vez, con una bahía que llega al mar llenita de barcos de pescadores, cuya marea sube y baja a su antojo y te deja instantáneas como estas.

Estampa de Abaraeron cuando baja la marea

 

Pasear por el puente, y hacer fotos del entorno, sin turistas, me recordó que viajar a sitios menos masificados es un plus. Pronto creo que va a ser la tónica y vamos a asistir a una forma diferente de viajar. Nosotros ya llevamos años viajando así.

Para cenar os recomiendo pasear por el Pier, y buscar un restaurante local, el que veáis con más ambiente o música en vivo. Nosotros cenamos en uno pizarras tipo “tapas” de productos locales, con vino y buen servicio, y pasamos una velada encantadora.

Por el día volvió a subir el mar y los barcos flotaron de nuevo

Aquí nos alojamos en un B&B a lo “Cuentame” total, que fue muy divertido, y en el que me hubiera quedado con un portatil, escribiendo una novela policiaca, si el tiempo nos lo hubiera permitido.

Cerca, a una media hora en coche, está la localidad costera de Aberystwyth, mucho más animada y con más servicios, con una gran playa, que también os recomiendo visitar en la ruta. ( Aunque yo prefiero, como pueblo bonito y con encanto, al pequeño Abaraeron)

Paseando por Aberystwyth

Otra de las excursiones que podeis hacer desde Aberystwyth, además de varios senderos en bicicleta, es el recorrido en tren “Vale o Rheidol”.

Es un tren de época, que sube entre los valles y montañas, hasta llegar a una ruta de trek  con cascadas incluidas. Después de haber subido a los trenes suizos, me esperaba más. Si bien es curioso, y una actividad divertida si vais con niños. La cáscada digamos que no eran las del Niágara.

Llegando justo a tiempo de salida al Tren

 

Llandudno

Este pueblo costero de la Costa Norte de Gales, es el destino vacacional por excelencia de las familias de Liverpool. Numerosos hoteles, rodeando un paseo y un muelle que recuerda a América del Norte o costa de Canadá, salvo en el clima y la playa.

Una playa de guijarros, de esas para visitar con escarpines, donde vimos un arco iris, el primero en nuestro viaje.

Playa de Llandudno

El Pier o Muelle está repleto de atracciones para niños y grandes.Como una pequeña feria flotante.

Como el tiempo es un enigma en un viaje por Gales, puedes llevar el bañador, pues de ilusión también se vive….pero para que te hagas una idea, a mediados de agosto, un año que en España hubo ola de calor, con máximas de más de 30 grados, en Gales, llovió cada día, eso sí a ratos, y como un “sirimiri” bastante llevadero, pero ni mucho menos para bañarse. O por lo menos para una friolica como yo. Apenas fuimos en manga corta, siempre con rebequita o chibasquero.

Vistas desde el Pier
Con el chubasquero que compré en Betts y Coed cruzando el muelle

Llandudno tiene muchos hoteles, restaurantes, pubs y tiendas, aunque a mi gusto, no tiene el encanto de los pueblos pequeñitos de colores, de la Costa del Sur. Pero sí creo que en una ruta hasta el Norte, es de recibo citarlo y parar sobre todo si vas con niños. Nosotros pasamos una noche allí.

Muy cerquita, recomiendo encarecidamente desplazarse hasta Talacre Beach, una gran playa salvaje entre dunas, donde se puede correr con perros o sin ellos, y hacer fotos a un faro antiguo precioso.

Faro de Talacre Beach

Hay chiringuito para picar algo, y nos encantó, fue el broche o última parada antes de llegar a Liverpool, donde finalizó nuestro viaje por la Costa de Gales

(+ 1 Bettws y Coed)

Este pueblo, más que bonito en sí (es tremendamente diminuto), destaca por ser la estación, y punto de base de operaciones para visitar la región de Snowdonia.

La región de Snowdonia, es lugar imprescindible para los amantes de la naturaleza, rutas de senderismo,escalada, etc, es por eso que si tu eres un adicto a los deportes de montaña, y rutas de trek, debes incluir este pueblo en tu ruta, por eso lo añado en um “más uno”.

Bettws y Coed, desprende un aurea bucólica, con la estación de tren, entre árboles y riachuelos y con pequeños senderos para seguir caminando y respirar aire puro..

Uno de esos senderos cerca de Bettws y Coed

El pueblo cuenta con cafeterías con encanto, de esas donde pasar horas escuchando música, mientras te embriaga el olor a café, durante la lectura de tu libro favorito, es un regalo de calma para tu alma. Viví un momento así

Si quieres comprar ropa de montaña, chubasqueros, zapatillas, etc, hay muchas tiendas de buen precio, para los standares británico. Y también librerias de ocasion o de segunda mano. Allí compré varios libros de viaje baratísimos.

(- 1 Portmeiron)

Incluyo este menos uno, porque Portmeiron figura en todas las listas de Pueblos o sitios que ver en Gales, y quiero explicar desde aquí mi humilde opinión.

Este lugar es lo que se conoce como una Villa o pueblo de lujo, propiedad privada de una Fundación privada.

Aquí tenéis la web de información: www.portmeirion.wales/

En 2.018 la entrada eran 12 libras. Hay que decir, que inducidos por la Lonely Planet, llegamos allí muy ilusionados y como no decirlo, justo minutos antes de la hora de cierre la taquilla de entrada. Gracias a eso, y a los ojitos que le puse al guarda (juro que no llevaba escote) nos dejo pasar sin pagar nada.

Bajo el comando “Fiveteen minutes”, entramos raudos y veloces, para aprovechar esos 15 minutos, que al final fueron 30..

A partir de la hora de cierre, sólo puedes permanecer en el lugar si estas alojado en alguno de sus hoteles o casas. Que dicho sea de paso, son de puro lujo, y por tanto, carísimas.

Al entrar los últimos, el pueblo ya estaba vacío, tan sólo había un grupo de indios ensayando como para una película de Boliwood. O era una boda, o allí grabarían algo.

Portmeiron es muy bonito, colorido, o Instagrameable….sí, pero había leído que te sentías, andando en un pueblo italiano, algo que como amante profunda de Italia, discrepo y niego en rotundo. Así que de ahí la decepción y ponerle el “menos uno” o negativo.

Le faltaba la vibración, el calor, el aroma de Italia. Para justicia, el tiempo no acompañaba, pues llovizneaba, y como era la última hora de la tarde las tiendas y cafés estaban cerrados y las calles desiertas.

Sin embargo, hay que decir que las vistas a la playa privada, nos dejo este momento para el recuerdo, y sin gente, fue una maravilla.

Sin filtros

Si te sobra del tiempo, y tienes curiosidad, pues para y entra, como hicimos nosotros. No esperes algo en plan decorado de Charlie y la Fabrica de Chocolate. Y si vas justo de tiempo, o de dinero, no es “para tanto”, como dije en mi humilde opinión.

 

Esta es nuestra seleccion tras 9 días de ruta en coche por Gales, donde para ser honestos, pocos días brillo el sol, y el chubasquero se convirtió en nuestro mejor outfit.

Un destino muy chulo,  tan chulos y poco masificados, donde reina la paz, y la melancolía.

Playas salvajes, pueblos de colores, B&B pintorescos, ovejas y pintas de cerveza en un pub, es lo que encuentras en un viaje por Gales.

Para cuando podamos volver a viajar con normalidad otra vez.

XoXo.

Pilar On Board

 

 

Quizás también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 11 =

Translate »